Erase una vez, un tornillo de nombre Valentín, que vivía en un suministro muy grande muy grande, gobernado por el Gobernador Martillo con mano de hierro.

Valentín era un tornillo muy devoto, formaba parte de la religión conocida como “los hijos de la rosca”, religión que detestaba el Gobernador.

Un buen día el malvado gobernador martillo decidió y ordenó  que todos los tornillos y brocas jóvenes de su Suministro debían convertirse en soldados, y prohibió el matrimonio para todos los habitantes de su suministro.

El tornillo Valentín desoyó esta orden y siguió casando tornillos y brocas; hasta que la noticia llego a oídos del gobernador; quien lo metió en la cárcel.tuerca-y-tornillo-fiestas-san-valentin-pintado-por-kamyflor-9910428

Mientras el tornillo Valentino estaba encarcelado, uno de sus carceleros, un alicate de muy buen corazón, le pidió que hiciera de maestro para su hija Adelaida; una tuerca que nació ciega.  Poco a poco, con el paso de los días y las clases, la tuerca y el tornillo se fueron enamorando; hasta que llegó el 14 de Febrero y el gobernador ordenó que ejecutasen a Valentino.

Éste dejó una carta para la tuerca Adelaida, que firmó como “de su Valentín”: La primera carta de amor que se conoce en la historia.

 

 

Es por eso que hoy celebramos el día del tornillo Valentín y la tuerca Adelaida.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir