barcelonaAcabo de llegar a casa cansada, agotada, muerta de hambre y de sueño.

Acabo de llegar a casa ilusionada, inquieta, con ganas, y afortunada.

Cansada porque me he levantado a las 5.30 para poder llegar a la Jornada de Jovenes Ferreteros en Barcelona, agotada porque son las 23:00 y el cuerpo ya quiere parar, muerta de hambre porque aún no he cenado y de sueño…pues por el sueño.

¿Pero que es el cansancio, el sueño y el hambre cuando se tiene Ilusión, inquietud, ganas y suerte? La ilusión , la inquietud.. es capaz de tapar y curar cualquier cansancio; y es lo que me ha ocurrido en esta jornada.

He vuelto ilusionada, porque he conocido y escuchado a ferreteros y ferreteras de distintos lugares (como Carlos Mengual o ramón Puigoriol) contar sus experiencias, he comprobado que se encontraron exactamente las mismas trabas y obstáculos cuando intentaron lanzarse al mundo online y aún así lo consiguieron; he visto que es posible… que tenemos que mantener esa ilusión porque se puede conseguir, y ellos/as son la prueba .

He vuelto  inquieta, con ganas de trabajar porque considero que es el paso lógico que sigue a la ilusión. El primer paso es ver que se puede hacer, ilusionarse con el objetivo y lo segundo querer conseguirlo, querer empezar a dar pasos… y es ahí donde estoy. Esta jornada me dio la oportunidad no solo de escuchar a cinco ponentes estupendos, sino de trabajar codo con codo (en un case study) con colegas del sector y proveedores del mismo, de conocer sus realidades, aprender de éstas de los pasos que han dado, etc.  Ahora tengo ganas de aplicar y adaptar todos estos conocimientos adquiridos a nuestra organización…estoy inquieta.

He vuelto con ganas, con ganas de poner en práctica los conocimientos que mencionaba; con ganas de ponerme manos a la masa, de aprovechar ese momento de ilusión, ese momento de querer hacer cosas diferentes, antes de que el día a día y los problemas diarios cubran mi agenda y apaguen mi ilusión.

He vuelto sintiéndome afortunada… afortunada porque he volado durante la huelga de Vueling y ninguno de mis vuelos se retrasó; y eso, creedme, no es nada habitual.

 

Mª Jose Bidaurreta.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir